Revista musicoterapia

La ética de asegurarnos que vamos por buen camino

Quienes disponemos nuestras habilidades profesionales y humanas para ofrecer un acompañamiento terapéutico estamos llamados a asumir una gran responsabilidad. Cuidar de otras personas es una tarea exigente y delicada que nos exige desplegar el mayor de los respetos.

 

Nuestras habilidades terapéuticas empiezan a estar dispuestas cuando nos aseguramos de haber cuidado, revisado y atendido a todos aquellos aspectos personales que pudieran interferir y refrenar la utilidad de nuestras intervenciones.

 

Por otra parte, una vez que estamos en camino e intervenimos terapéuticamente es necesario contrastar las decisiones que adoptamos, las metodologías que ofrecemos, los recursos que disponemos para promover el beneficio en los grupos de personas con los que trabajamos.

Por todo ello te ofrecemos la oportunidad de calibrar el alcance de tus acciones analizando tus casos y proyectos, sopesando los objetivos terapéuticos y el modo de enfocarlos, amplificando tus cualidades para cuidar de ti para cuidar de otros.

¿Quieres saber más? Deja tus datos y te contactaremos.